Ga’Hoole y los sistemas 3D cinematográficos

Los gadgets han invadido nuestra vida hasta límites insospechados. Ahora no sólo encontramos artilugios que irrumpen en nuestra cotidianidad para hacernos la vida más fácil o más llevadera. El campo más prolífico para los aparatos electrónicos es sin duda el ocio. Aquí han encontrado un filón que explotan cada día más y mejor. El sector que nos ocupa hoy es el del mundo del cine.

La "novedad" del 3D

La industria cinematográfica ha encontrado en un viejo conocido una fórmula para que el espectador se olvide un poco del jdownloader y acuda a las salas de proyección. Este no es otro que el efecto 3D , que ha puesto tan de moda la versión de Pocahontas espacial del Sr Cameron. El futuro del cine a largo plazo, tal y como dijo Roger Corman en Sitges, es incierto, pero a corto-medio plazo pasa por explotar la “novedad” de ver las películas con gafas de empollón, en especial en el terreno de las películas de animación. Es a raíz de una de estas películas que nace este artículo. Ga’Hoole, la nueva película del director de 300 y Watchmen. Antes de empezar he de confesar que era muy reticente a dejarme los euros en esta película, pero después de que Den me comentara que el estudio encargado era el de esa película sensacional tan infravalorada que fue Happy Feet, mis dudas se disiparon.

Ga'Hoole un espectáculo visual para toda la familia

¿Mr.Domus haciendo de crítico de cine? El cine español se pondría a temblar si eso fuese cierto, pero realmente quiero aprovechar la coyuntura de la película para hablaros sobre la tecnología que se usa en los cines para representar las imágenes tridimensionales.

Elegir cine para ver una película puede resultar complicado, cada uno tiene sus preferencias, para la mayoría de proyecciones quizá no es tan crítico la elección de la sala, sin embargo en el tema de las películas en 3D es un aspecto trascendental. Esto es así debido a que existen diferentes tecnologías de proyección  para conseguir el efecto tridimensional. Estas tecnologías se engloban dentro de dos grupos: las que utilizan gafas pasivas y las que usan gafas activas:

Avatar ha puesto el 3D de moda

Gafas Pasivas

Polarización lineal: Se utilizan dos proyectores separados (de hecho, es el único que utiliza dos), cada uno con un filtro polarizador a 135º y 45º respectivamente.  El [email protected] precisa unas gafas aptas para esta polarización.  Esta tecnología tiene el inconveniente que se  pierde parte del efecto 3D al girar la cabeza. Es el sistema utilizado en  el Imax 3D.

Polarización circular: Se necesita de un filtro especial delante del proyector digital. Este filtro alterna electrónicamente la polarización enviando ambas imágenes, que mediante las gafas con este tipo de polarización muestra la imagen correspondiente (derecha o izquierda). A parte de este filtro, se necesita también de una pantalla diferente a la habitual, denominada silverscreen, debido al baño de plata con el que son tratadas para paliar la pérdida de intensidad luminosa consecuencia del proceso de polarización. También es necesario que el distribuidor realice un master digital con un proceso especial para reducir el ghosting. Este es el sistema utilizado por la tecnología Real 3D y masterImage.

Gafas del sistema pasivo Real3D de polarización circular

Wavelength: Este sistema mantiene el color (y la luminescencia) de una manera excelente gracias a un filtrado de ondas en los tres componentes del color.  Lo que hace el filtro es suministrar otra rueda de colores rojo-verde-azul, que son los causantes del efecto 3D.  Con este sistema no es necesario un segundo proyector ni una pantalla especial, con lo que puede utilizarse en un auditorio convencional y alternar proyecciones 2D con 3D. Las gafas que se utilizan en este sistema, son de mejor calidad que las de polarización circular, pero pueden dificultar la visión de personas con algún tipo de daltonismo al basar la separación  en las diferentes longitudes de onda de color mediante filtros de interfencia.  Dolby 3D e Infitec son los que utilizan este sistema.

Gafas Activas

La diferencia más notable con los sistemas pasivos está en las gafas. Estas tienen un mecanismo de obturación de los cristales que al sincronizarse con el proyector mediante una señal infraroja, alternan el cristal a obturar (Derecho / Izquierdo) creando el efecto en 3D. Junto con el sistema Wavelength, apenas tiene ghosting en la proyección, sin embargo son las que requieren un manteniemiento más preciso y costoso de las gafas. Es el sistema utilizado por Xpand, NuVision e Imax Sólido.

Gafas 3D del sistema Xpand

Volviendo a la película

Visionamos Ga’hoole en los cines Punt Multimedia ubicados en Cerdanyola del Vallés. Allí utilizan el sistema de gafas activas Xpand, según mis amigos cinéfilos, el que ofrece la mejor experiencia 3D de todas las tecnologías existentes. A título personal, a mí me encantan esos cines ya que allí tienen las mejores palomitas dulces de toda Catalunya. Aunque es cierto  que la sensación 3D es muy superior a la otra que había probado: Real 3D. Vi Avatar  en ese mismo cine y en otro con sistema Real3D, obteniendo una experiencia 3D claramente superior con el sistema activo.  Sin embargo mi recomendación es que en salas de cine con este sistema,  intentéis situaros los más atrás posible, ya que incluso en el medio de la sala puedes tener problemas de visión.

Una escena de la película sencillamente impresionante

El argumento, el cual está basado en una serie de  obras dedicadas al público infantil escritas por Kathryn Lasky,  es simple y directo, aunque lleno de tópicos, es lo suficientemente interesante para no aburrir al espectador.  No profundizaré  en detalles  sobre éste para evitar spoilers. En cuanto a la parte tecnológica, es sencillamente apabullante. Animal Logic, el estudio de animación a cargo de esta cinta, ya demostró con la película del pingüino bailarín que son capaces de desplegar  un apartado visual impresionantemente realista con todo lujo de detalles. El juego de luces, las texturas de las plumas, los entornos que parecen vivos, ver el reflejo en los ojos de los protagonistas… y un sinfín de apartados que configuran una de las mejores animaciones que se pueden ver. Superando claramente a Dreamworks y compitiendo con Pixar en cuanto a calidad de animación se refiere.

Animal Logic ha llevado a la pantalla una historia llena de batallas y momentos de acción y ¿quién mejor para plasmar la lucha de dos ejércitos en pantalla que el aclamado director de 300? Zack Snyder saca a relucir su particular estilo de dirección configurando momentos que se nos quedarán en la retina por su plasticidad, algunas encumbradas de manera sublime gracias al efecto slow motion-acelerón-slow motion tan característico de este director. Hay una escena que muestra perfectamente de todo lo que es capaz esta película: el momento en el que nuestro protagonista vuela por el interior de un tornado. En un vuelo a cámara lenta entre torrentes de agua y viento, el vuelo de Soren (el nombre del prota)  es una obra de arte de la animación. El efecto 3D de esta película es asombroso. Éste da una sensación de profundidad de campo inaudita en una cinta hasta ahora y explota la inmensidad que parece representar en pantalla con precisión. Esto es especialmente evidente cuando se ve a los protagonistas volar. Aprecias claramente la distancia que hay entre ellas y que se mueven en un plano tridimensional.

La hermanita del prota, realismo en estado puro

Dejando de lado la tecnología, la banda sonora de la película acompaña perfectamente todos y cada uno de los momentos que suceden en pantalla. Se agradece que hayan eludido el hecho de que al tratarse de animalillos, estos se pusieran a cantar y danzar como en su anterior largometraje. Aquí sólo canta, por decirlo de algún modo, un personaje y es porque representa a un guerrero-trovador. Pero aún se agradece más que no hayan seleccionado a actores populares o de moda para doblar a los personajes. Es algo absolutamente horrible que suelen hacer en las cintas de Disney y Dreamworks que suele acabar con un doblaje pésimo tirando a aborrecible. Aún chirría en mis oídos la espantosa voz de Carolina Cerezuela como Genórmica.

El efecto 3D es de los más espectaculares de la actualidad

Conclusión

La elección del sistema 3D es algo muy subjetivo. No obstante hay otro factor decisivo a la hora de disfrutar al máximo de la experiencia tridimensional: la película tiene que estar rodada en 3D. Debido al éxito mayúsculo que obtuvo Avatar, por suerte o por desgracia el cine en 3D está muy de moda. Para aprovechar el tirón, las productoras están reciclando cintas rodadas originalmente en 2D añadiendo un efecto tridimensional con un postprocesamiento de la imagen. El resultado es cuanto menos cuestionable, ya que el efecto 3D resulta muy pobre. Mi recomendación: Aseguraos de que la película que vayáis a ver en 3D esté rodada inicialmente para este formato, si no, optar siempre por la versión en 2D.

7 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.