Just Cause 2, Análisis Xbox 360

just-cause-2-360

El género Sand Box es un tipo de videojuego que con los años se ha hecho cada vez más popular y del que todas las compañías han querido sacar tajada, unas veces con más éxito y otras con no tanto al ser muy difícil definir la linea entre lo original y novedoso y lo monótono. La idea de tener un mundo abierto y dar la libertad al jugador de hacer lo que le plazca es muy atractiva, sin embargo hay que saber hacerlo correctamente para destacar entre tanto juegazo.

Just Cause 2 es la apuesta de Eidos y Square Enix por dar una vuelta de tuerca más a este género, aprovechando que ya conocemos el título de su primera parte, que no pudo destacar demasiado.

ARGUMENTO

Pido disculpas de antemano si alguién está interesado en este aspecto o considera que debe ser uno de los pilares de un juego de este tipo para ser motivo de compra, pero ciertamente en el caso que nos ocupa no sólo no se trata de un punto relevante, sino que se torna como mera excusa para tener una meta ficticia a la que llegar en el juego.

Foto Just Cause 2

No me malinterpretéis, no estoy diciendo que Just Cause no tenga un buen argumento, lo que estoy tratando de decir es que no lo necesita, más allá de explicarnos dónde estamos y qué se cuece.

Bla bla bla la agencia nosequé, bla bla bla bandas organizadas peleándose por el territorio, bla bla bla gobierno dictador con muy poco buen hacer, bla bla bla ¡Anda un helicoptero con lanza-misiles! Voy a liarla parda 😀

EL ESTADO ISLEÑO DE PANAU

La región por la que nos moveremos será Panau, un conjunto de islas gobernadas por alguien de muy dudosa reputación en la que tres bandas se dan de hostias por llevarse su pedacito de arena.

Un mapeado absolutamente gigantesco, ni más ni menos que 1000 km², en el que podemos explorar sin limitación alguna cada milímetro del mismo, ya sea a pie, en coche, moto, camión, lancha, helicoptero, avión, paracaidas… Cualquier medio de transporte que te encuentres por el camino, es susceptible de ser conducido ¡y qué gustazo, oiga!.

just-cause-2-e3-2009-1

A lo largo de todo este descomunal mapa vamos a encontrarnos de todo, desde pequeñas chabolas en medio de la nada, pasando por pueblos y ciudades y terminando por aeropuertos, fábricas industriales, fortalezas… ¡nos podemos encontrar incluso con la Isla de Lost! (y sí, si te acercas en avión, se estrella :D)

Podéis pasar, literalmente, horas y horas explorando y seguir sorprendiendoos de la cantidad de cosas que hay por ver, investigar y… destruir.

LA SENDA DE LA DESTRUCCIÓN

El juego se mueve en torno a una única cosa: El caos. Según el argumento tenemos que liarla parda lo máximo posible para molestar y distraer al gobierno, de modo que tanto misiones principales como secundarias nos solicitarán hacer muchas cosas, persecuciones, infiltraciones, asesinatos, etc… con el único objetivo de que sembremos el caos a nuestro paso.

just-cause-2-explosion

Del mismo modo, el Caos nos va a servir como “moneda de cambio” para evolucionar en el juego. Nuestro gancho será el mercado de contrabando, una simple llamada de móvil desde donde estemos y podemos canjear el dinero conseguido por armas, mejoras y vehiculos. Con el caos acumulado iremos desbloqueando más armas y más vehiculos respecto a los iniciales.

Os preguntaréis cómo se consigue ese caos, pues en fin, liándola parda 😀 liarnos a tiros con todo lo que se nos ponga por delante, reventar edificios, torres, depósitos de gasolina, centrales eléctricas, bombonas de gas, barriles… todos estos elementos destructibles están claramente marcados por su color rojo y si conseguimos destruirlos todos, esa zona quedará automaticamente dominada y se nos recompensará con dinero y caos.

just-cause-2-JC2_Console_Jan09_01212405110281240511031

Una de las metas del juego fuera del argumento principal es dominar toda la isla, eso significa destruir absolutamente todos los elementos de color rojo en esos 1000 km² de mapa. ¡Eso puede llevarnos meses!

Pero no os engañéis, el juego no es monótono en absoluto, de hecho lo más normal que te puede pasar, es que mientras te dirijas con un helicóptero, con el paracaidas, con coche, en fin, como te de la gana, hasta un punto de misión, te distraigas por el camino con todos los pueblos que aún no han sido destruidos para dejarlo todo bien limpito, de hecho al final ni si quiera te acordarás que estabas dirigiendote a una misión. A la que te des cuenta, llevas una hora liándola parda por tu cuenta.

LIBRE

Libertad ante todo, sin limitación alguna. Podemos coger un helicoptero y subir sin pausa durante un minuto, que no vamos a encontrar limitación de altura, subirá y subirá hasta que te hartes y decidas tirarte abajo, hacer una caida libre de 30 segundos en la que nos podemos encontrar de camino pájaros, aviones, helicópteros ¡e incluso un dirigible inmenso en el que vive gente! y por supuesto interactuar con cualquiera de ellos capturándolo, disparándole, posándonos encima o ignorándolo por completo mientras seguimos cayendo.

just-cause-2-gallery-11

Uno de los elementos distintivos en la primera parte de Just Cause, era la posibilidad de usar el paracaidas cuando nos diera la gana. En esta segunda parte se ha añadido un segundo elemento: El gancho. Ahí donde lo véis, algo tan simple como un gancho, nos va a dar muchísimo juego en nuestra aventura. Podemos engancharnos a lo alto de una torre y subir en cuestión de un par de segundos, a mitad de esa subida desanclarnos y abrir el paracaidas para salir volando, agarrar con el gancho a un enemigo y anclarlo a un barril de gas para que no pueda huír y le explote, atar a otro a un coche y salir con el arrastrandolo por el camino, coger un helicóptero en pleno vuelo, huír rápidamente de una situación de peligro, escalar una montaña…  un sin fin de posibilidades con las que disfrutar.

APARTADO TÉCNICO

Es bastante difícil determinar la calidad de este apartado si ignoramos todo lo que hay detrás, pero considero muy importante valorar la parte en la que más sorprende este aspecto y pasar por alto los fallos gráficos que podemos encontrar en otras situaciones.

Just Cause 2 es el primer juego que es capaz de mostrarnos 1000 km² de mapeado desde las alturas sin una pizca de niebla, sin un solo tiempo de carga y sin pérdida de calidad y espectacularidad. Es cierto que una vez nos acercamos y podemos observar cómo los elementos aparecen de golpe (unos más que otros), es cierto que nuestros disparos desde las alturas no hacen efecto hasta que no estemos a cierta distancia y también hay que decir que no hay actividad real en la lejanía. Sin embargo, se hace tan creíble, tan descomunal y tan impresionante ver todo eso desde la altura que queramos, que no podemos más que quitarnos el sombrero ante él.

just-cause-2-15

Derribar un helicoptero a 500 metros de altura y que cuando bajemos esté estrellado en ese mismo punto, disparar misiles a un lugar al azar y empezar a recibir puntos por destrucción, recorrernos en un abrir y cerrar de ojos kilómetros y kilómetros a bordo de un jet y que cuando descendamos a toda velocidad esten esos cientos de árboles, pueblos y personas listos para recibirnos sin una pizca de tiempo de carga, es impagable.

La inteligencia artificial de los enemigos no es demasiado compleja, de hecho tienen un comportamiento tan agresivo que son capaces de tirarse con un jeep por un barranco sólo por seguir disparándonos. Si bien es cierto que podemos ser una auténtica máquina de matar, nos encontramos más de una vez totalmente rodeados de disparos de metralletas, pistolas, escopetas y hasta misiles de forma simultanea. Es ahí donde más uso le daremos al gancho huyendo velozmente del lugar, ya volveremos más tarde con un arsenal acorde a la situación.

CONCLUSIÓN

Lo cierto es que me dejo muchas cosas en el tintero, es un juego tan grande en todos los sentidos que daría para toda una serie de artículos desgranando cada uno de sus puntos. Sin embargo creo que he tocado los aspectos más interesantes del mismo, que al fin y al cabo son los que deben determinar si el juego merece la pena o no.

just-cause-2

Mi veredicto es muy claro y contundente: Bajo mi punto de vista, soy incapaz de encontrarle una sola pega al juego. Es increiblemente divertido, espectacular, extenso, un juego que en conjunto se puede hacer eterno, de los que nos van a durar meses y años después nos apetecerá echar otra partidita. Recomiendo encarecidamente su adquisición.

6 comentarios

Responder a Molondro Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.