Vicodina para Todos: Sonic, la prostituta de SEGA

Por motivos que no vienen a cuento, me puse a  jugar a un clásico de la historia de los videojuegos. Un plataformas de principio de los noventa cuyo protagonista era un personajillo de color azul, botas rojas y rápido como un relámpago. Si tu respuesta ha sido diferente a Sonic: deja inmediatamente de leer, busca el juego donde sea y sal de la ignorancia en la que vives. Los demás, todo aquel que ha dicho Sonic the Hedgehog, poneos cómodos, se os avecina un ladrillo made in Mr.Domus.

Pues bien, lo que empezó siendo una partida rápida acabó convirtiéndose en una viciada en toda regla. No pude dejar de jugar y empecé a pasarme una pantalla tras otra. Este plataformas tenía (y sigue teniendo) una jugabilidad endiablada, que te enganchaba con la misma velocidad con la que Sonic recorría los niveles, y te impedía soltar el mando. Tu madre terminaba harta de llamarte para que fueras a comer  mientras te veías atrapado en una espiral de sensaciones como pocos juegos lo han conseguido. Mientras  iba liberando a los indefensos animalillos del bosque del malvado Doctor Robotnik (Dr. Eggman en el original), una profunda sensación de nostalgia, rebozada en una cobertura de pena, me invadió al ver aquel carismático personaje azul y pensar en lo que se había convertido. O mejor dicho, en lo que le habían convertido. ¿Dónde estaba aquella calidad que impregnaba todos sus juegos? ¿Cómo había podido SEGA maltratar de esa manera a su personaje insignia?

Dejé de jugar al iniciar una discusión conmigo mismo – por cierto, gané yo-  sobre si los recuerdos infantiles ensombrecían mi juicio actual desmereciendo los juegos modernos en pos de los clásicos. Encendí el ordenador dispuesto a poner tierra de por medio. Busqué en marcadores y entré en Feel the Byte. Algo ensimismado por los ecos de la batalla dialectal, me topé con el artículo de Mago Blanco, esa gran entrada de Quién te ha visto y quién te ve. Interesado, me dispuse a leer  el texto y cuando entre las sagas encontré el nombre del puercoespín, una enorme carcajada sonó en mi interior. Una sonora risa acompañada de un sardónico Yo tenía razón …lógico… es lo que tiene discutir con uno mismo. No estaba sólo – sin contar mis voces interiores- . No era el único que había visto el maltrato que SEGA había propinado al puercoespín. La risa dio paso a un torrente de recuerdos; los recuerdos a ideas; y las ideas a un artículo. Por consiguiente, decidí plasmarlo en lo que leéis ahora. Sentí la necesidad de contar lo que, a todas luces , me parece una de las aberraciones más grandes del mundo de las consolas. Con permiso de Mago Blanco, profundizaré en lo relativo a una de las sagas más longevas de los videojuegos. Un viaje por la vida de Sonic, el cual sufrió idéntica suerte a la compañía que lo creo. Un héroe al que las malas decisiones llevaron a vender su cuerpo para paliar las penurias económicas de su madame.

Así que, niños y niñas, cogeos de la mano y no os perdáis. Empezamos un viaje propiciado por la injusticia. Al igual que Dante en la Divina Comedia (o en su adaptación a videojuego), descenderemos de la gloria a la decadencia, pasando por los nueve círculos del Infierno. No iremos al rescate de nuestra amada Beatrice, sino en busca de la dignidad de un personaje, si es que todavía es posible encontrarla.

El primer Sonic de la historia

Erase una vez un puercoespín…

En 1991 SEGA dio a luz un precioso retoño de color azul de nombre Sonic. Era un puercoespín inquieto y aventurero amante de la velocidad. Dedicaba su tiempo a recolectar anillos dorados y a frustrar los planes de un orondo doctor al que le gustaba, como todo malvado que se precie, dominar el mundo y esclavizar al personal. Lo que nuestro amigo no sabía es que sus progenitores, los chicos y chicas del grupo de desarrollo AM8 (posteriormente conocido como Sonic Team), lo habían engendrado a petición de su abuela, SEGA, ya que deseaban que se enfrentara a un fontanero rechonchito aficionado a los hongos: Un tal Mario Mario, hijo de un personajillo de nombre Miyamoto, el cual trabajaba en una compañía muy grande y egocéntrica llamada Nintendo.

Inicialmente sus aventuras pudieron disfrutarlas los poseedores de una MegaDrive y gustaron tanto sus peripecias que se vendieron la nada despreciable cantidad de 4 millones de unidades.  A su abuelita, SEGA, se le puso en los ojos el símbolo del dólar (bueno, del yen más bien) y decidieron contar su historia en todas la plataformas que disponían: una para su hermana menor, Master System, y otra para la última en aparecer -que no la más pequeña-, Game Gear. Las ventas fueron también muy buenas y la abuelita decidió que el cuento debía continuar. Así que un año más tarde pudimos jugar a  su continuación: Sonic the Hedgehog 2.  En esta nueva aventura, Sonic, al no tener hermanos como el rescata princesas de la gran N, se trajo un amiguito, un zorro llamado Tails que tenía mucho éxito entre las zorritas por su cantidad de colas. Esta nueva aventura salió de nuevo para todas las consolas disponibles de SEGA. Eso sí, en las consolas inferiores la historia cambió tanto en el argumento como en el desarrollo en sí. En MegaDrive tuvieron tanto éxito las peripecias de este título, que le hicieron ser el juego más vendido de todo el catálogo de la consola de los croissants.

Sonic 2 - MegaDrive

La popularidad de Sonic y la envidiable salud de ventas propiciaron la aparición de más títulos basados en el personaje. Así como series de animación, comics, todo tipo de  merchandising, etc. El listado de juegos de la época de los 8 y 16 bits es el siguiente :

  • Sonic Chaos (1993) para Master System y Game Gear.
  • Sonic Spinball (1994) un juego de pinball para MegaDrive, aunque contó con versiones para GameGear y MasterSystem.
  • Sonic the Hedgehog 3 (1994)  dónde aparecía el equivalente a Wario: Knuckles. Este título se podía juntar mediante tecnología Lock-On con Sonic & Knuckles para hacer un “tercer” juego.
  • Sonic the Hedgehog Triple Trouble (1994)  juego para Game Gear. En realidad, fue este el primer título donde apareció por primera vez Knuckles, aunque no como personaje controlable.
  • Sonic & Knuckles (1994) continuación inmediata del 3, fusionable con el anterior.
  • Sonic Drift (1994) Este título sólo salió en Japón y era un juego de carreras a lo Mario Kart para la portátil de SEGA.
  • Sonic CD (1993, reeditado en 1996 para PC) un juego en 2D con música en mp3 para el transformer conocido como MegaCD.
  • Sonic Drift 2 (1995) también para Game Gear. Este sí consiguió salir de la tierra del sol naciente.
  • Sonic Labyrinth (1995) otro título para la devora pilas portátil: Game Gear. Un juego bastante extraño , ya que Sonic tenía que escapar del laberinto del Doctor Robotnik pero con la velocidad mermada.

Antes de continuar con las aventuras explicadas en los juegos posteriores, dejo un apunte para más adelante: En cinco años de vida, salieron hasta 18 títulos relacionados con el puercoespín azul y seis exclusivos para MegaDrive.

Sin duda alguna fue la época dorada del personaje y también de la abuelita. Tan bien iban las cosas, que ésta decidió saturar el mercado con varios cacharros : Mega CD, 32X, Mega Drive II… Éstos no tuvieron el éxito esperado y, ante la amenaza que se cernía en el horizonte de la mano de una desconocida en el mundo de las consolas, decidieron sacar un nueva máquina adelantada a su tiempo.

La Maldición de Sony…

Vete aquí que este nuevo hardware parecía venir del futuro. Una década antes de que se hablara de dual cores, SEGA diseñó una consola con dos procesadores de 32 bit conformando una arquitectura más enrevesada que las obras de Gaudí y una pesadilla para los programadores de la época. Empujados por una nueva tendencia en el mercado, la abuelita decidió empezar a contar sus historias en 3D. De hecho, la última aventura que se pudo disfrutar en MegaDrive se llamó Sonic 3D. Estaba desarrollada mediante esta técnica, aunque en realidad era pseudo 3D; el efecto se consiguió utilizando vista isométrica. Aun así, el experimento fue bien acogido por los poseedores de la nueva máquina de SEGA: Saturn. Esta nueva aventura de Sonic se pudo jugar también en las consolas con fecha de caducidad Master System y Game Gear, e incluso se dio un garbeo por las plataformas compatibles. Mientras SEGA intentaba capear el temporal producido por una tal PlayStation, en 1997 pudimos ver una reedición de las historias ya contadas en Sega Genesis bajo el nombre Sonic Jam. Este recopilatorio de los cuentos de nuestro amigo incluía los tres primeros juegos que salieron en las 16bit más el Sonic & Knucles. La abuelita estaba perdiendo terreno a marchas forzadas y empezó a mostrar síntomas de fatiga con el catálogo de Saturn. El planeta con nombre de consola estaba siendo bombardeado por una lluvia de meteoritos desde la galaxia Sony. Esta última barrió a todas sus competidoras y ensombreció inclusive a la todopoderosa Nintendo, anclada en el pasado con un soporte arcaico y demasiada soberbia. A pesar de ello también pasó por delante de la abuelita que veía como sus ventas caían en picado.

La siguiente aventura del puercoespín con botas rojas fue una clara muestra de que SEGA estaba descentrada e intentaba buscar nuevas fórmulas. Las carreras fueron la baza escogida, así que bajo el nombre de Sonic R nos encontramos con un título de atletismo desarrollado por otro estudio: Travelers Tales. Cuando todo el mundo estaba esperando una nueva aventura de Sonic, los fans se toparon con un discreto juego de carreras. ¿Carreras? Algo olía a podrido en Tokio. Era Saturn , asesinada por los comentarios desde SEGA América de que el presente no era ella… En 1999 pudimos ver de nuevo una nueva correduría de nuestro amigo pinchudo, pero no fue en una consola propia, sino en la Neo Geo Pocket Color¡Zas en toda la boca!-. Para más inri, era una remezcla del Sonic the Hedgehog 2 y del Sonic&Knucles… podrido, podrido. ¿En que estaba pensando la abuelita?

La respuesta era clara: SOBREVIVIR. Había sido maldecida por Sony y desterrada del Olimpo al que había pertenecido. Deambuló por el desierto de la desesperación sin lugar a donde ir, incluso se había peleado con su gemela americana. Tantas desgracias no trajeron nada bueno al puercoespín más rápido de los videojuegos, que veía como tiempos pasados fueron mejores. Tan sólo había protagonizado cuatro títulos y encima dos de ellos eran refritos. Sonic, al igual que la abuelita SEGA, tenía que renovarse o morir. Sus estilistas decidieron cambiarle de look. Se acercaba el nuevo milenio. Empezaba la era del metrosexual. Así que estilizó sus púas con gomina, comenzó la operación tripini para perder peso y se compró lentillas de colores. La batalla Saturn estaba perdida, pero aún no se había perdido la guerra.

To be continued…

14 comentarios

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Por motivos que no vienen a cuento, me puse a  jugar a un clásico de la historia de los videojuegos. Un plataformas de principio de los noventa cuyo protagonista era un personajillo de color azul, botas rojas y rápido como……

  • Mago blanco dice:

    Muy buen artículo.

    Ya no me acordaba del lio de versiones del Sonic Drift. De hecho he ido a por mi versión europea para comprobar con que nombre salió por aquí XD.

  • haine dice:

    Gran artículo, esperando la segunda parte :). Sin duda los primeros Sonic son inimitables e insuperables.

  • GredXII dice:

    Obviamente los primeros Sonic tienen ese factor nostalgia que nos “ciega” a menudo, pero aun así quizás somos demasiado críticos… espera “Sonic de hombre lobo, sonic de caballero medieval…” ok a veces somos poco críticos 😉

  • Manuel Mora dice:

    ¡Buen artículo! Tengo ahora mismo en borradores uno hablando de este mismo tema aunque con un final algo esperanzador, a ver si lo acabo algún día xD

  • Toni dice:

    Excelente artículo.
    Yo desde siempre he preferido a Sonic antes que a Mario, sus videojuegos eran impresionantes, esa velocidad acompañada de una música y de unos decorados geniales…. eran únicos!
    La desgracia de Sonic es que estaba en el equipo perdedor….con el declive de SEGA, él pagó los platos rotos..en el sentido de que cuando te vienes abajo, te agarras a lo único que tienes y ese era Sonic….por eso el título de este artículo es acertadísimo. XD

    Dejándo a un lado la dudosa calidad de sus últimos juegos, Sonic ya no será lo que era, simplemente porque los tiempos cambian, ahora en esta generación mandan otro tipo de juegos….ahora deberá conformarse con ser un juego de Stores y punto.

    …y esto también va para Mario, que gracias a Wii, ha vivido mucho mejor que el erizo en estos últimos años….en cuanto Nintendo saque algo del estilo PS3 o Xbox360 (si lo saca)…Mario estará muerto. XD

  • acejosele dice:

    todavía me acuerdo cuando se era de sonic o mario.y ahora…solo les falta irse de golfas en un juego.como la cagó sega con sonic?por pasta eso está claro.pero cargarse así a un personaje con el carisma del erizo azul duele,y mas para los que eramos de sega.enfin creo que sega sacará algun dia un buen juego de el (eso espero).

    pd:muy buen articulo.
    salu2.

  • l34ndr0 dice:

    espero ansioso la 2nda parte,donde hablaras del sonic adventures que para mi fue un viento de aire fresco en la saga…

  • Mr.Domus dice:

    Gracias a todos por los comentarios. Veo que el artículo ha gustado, tanto, que lo ha copiado en Taringa sin cambiar ni una sola coma. Al menos se ha molestado en poner que la fuente es Feel the Byte.

    No os preocupéis: Vosotros seréis testigos en primicia del vol.2.

    Quería agradecer a Ragdoll su labor de correctora/editora y la paciencia que ha tenido después de los desperfectos que le ocasioné en su corrección. Muchas gracias.

  • Ragdoll dice:

    Nada hombre, siempre es un placer ^^

    Qué fuerte me ha parecido lo de Taringa! menuda jeta tiene la people…

  • Dante dice:

    Ante de nada os tengo que pedir que dejéis las piedras a un lado….

    Yo siempre fui de Mario y lo sigo siendo, las velocidades que cogía Sonic me daban vértigo y ahora no se muy bien que es Sonic ni que hace.

    Se que no es el mejor sitio donde decirlo, pero el artículo trata de como SEGA se ha cargado a lo que era su mascota, cosa que Nintendo, por cansina que sea y vaya siempre a su rollo, ha sabido mantener el nivel en todos, o casi todos, los juegos donde aparece Mario.

    @Toni, mario nunca morirá, la princesa Peach siempre puede ser secuestrada por Bowser y nunca nos cansaremos de rescatarla, en cambio Sonic, anuncian su 4ª parte y los mismos fans la están criticando.

    Que nadie se tome a mal mis comentarios, pero el artículo me ha recordado a los años donde se era de Mario o Sonic y los “piques” que habían entre SEGA y Nintendo. Nostalgia!!! XD

  • Laocoont dice:

    No puedo ver como SEGA maltrata a Sonic, no puedo…me da mucha pena…mientras yo jugaré a esos grandisimos juegos de la era 16Bits (para mí the best ever)

    En fin, gran artículo

  • Snake27 dice:

    Muy buen artículo!! La verdad es que los juegos originales de Sonic me gustaron cuando los jugué en un emulador, pero los que fueron en 3D a partir de la era PS fueron horrorosos.

    Espero con ganas la segunda parte del artículo, ya que son los juegos que tengo más frescos en la memoria (Sonic Heroes, Shadow, etc)

  • […] Calma señores, todos sabemos lo que ha pasado con Sonic desde que Sega no es Sega, pero no nos equivoquemos, todo es una consecuencia de […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.