Prince of Persia: corre, salta, vuela y come flores

ss_preview_pop_s_015

La saga Prince of Persia en la pasada generación fue uno de los mejores ejemplos de juegos de plataformas. El primer juego, el mejor de todos, contó con un notable éxito gracias a una buena historia y un sistema de juego innovador, donde teníamos el poder de rebobinar cada vez que cualquiera de las múltiples trampas o saltos fallidos nos dejaba con el protagonista estampado contra el suelo. Desde luego no estaba nada mal, algo menos popular fue el segundo juego, donde por alguna razón los desarrolladores decidieron darle un toque oscuro y emo, llenándolo todo de petardas exuberantes, diálogos al estilo blog emo y un príncipe que dejaba que su madre le cortara el pelo. Y finalmente la tercera parte que cerraba la trilogía, con un príncipe que mutaba a su versión oscura y malvada a veces, las otras, se las pasaba recorriendo una ciudad sitiada en una horrible historia pegada con celo al juego.

Sin embargo, a pesar de sus defectos, hablamos de una saga excelente, pero las aventuras de nuestro príncipe viajero del tiempo se acabaron entonces, y Ubi Soft ha decidido reinventar la saga: un nuevo príncipe, un nuevo sistema, una nueva estética, colorida y con trajes ridículos al estilo anime. ¿Qué tal ha salido el experimento?

prince

Prince of Persia narra la tópica historia del Malvado Dios Ancestral Liberado Para Asolar la Tierra, y como Chico conoce a Chica, salvan el mundo y hacen ver que no se gustan cuando de hecho se gustan mucho. Él, que no parece un príncipe en nada, se cruza accidentalmente con una princesa que tiene que salvar su reino de las sombras. El dúo tiene cierto encanto, ella a veces es carismática y otras veces salta de pronto a la posición de mujercilla desvalida, pero la perdonamos, él por el otro lado es una especie de cruce entre Dante Sparda y Michelangelo la tortuga ninja de la cinta naranja. En ocasiones hace comentarios simpáticos, en otras, comentarios de patada en la boca. Pero de todos modos, la historia del juego- aunque ni original ni interesante- está presentada con suficiente encanto como para hacernos olvidar que es de hecho más simple que una línea recta.

Este nuevo Prince of Persia ha cambiado muchas cosas a las que estábamos acostumbrados. Se acabó esa entretenida función de volver atrás en el tiempo o ralentizar los combates, aunque todas las plataformas siguen estando allí. Sin embargo, el cambio mayor se encuentra en Elika, la princesa que nos acompaña durante todo juego.

Hablamos entonces de un juego jugado a dos, similar a Ico en el concepto de poseer compañero, diferente en que Ico no parecía haber tomado tantos anabolizantes como el príncipe. Y bien, ¿qué implica que Elika nos siga todo el juego? Pues implica que es imposible morir. Si el príncipe se cae por un precipicio, la encantadora princesita le rescata con sus poderes mágicos y le deja en la última plataforma en la que estuvo. Si un enemigo se dispone a dar el golpe final que liquide al guaperas del príncipe, ella dispara su rayo mágico y alegría, el príncipe sale intacto.

12163759638611

Luego está el sistema de combate, reinventado finalmente para conseguir algo muy superior a la anterior saga. Hay agarres, combos, ataques mágicos, acrobacias, e incluso agarres seguidos por combos de ataques mágicos acrobáticos. Un cierto abuso de la técnica del “quick time event” (nota para profanos: pulsar el botoncito adecuado cuando sale en pantalla) cada diez segundos puede agobiar un poco al principio, pero uno se acaba acostumbrando.

Pero sin duda alguna, el sistema de inmortalidad es criticable. Las primeras dos horas de juego demuestran ser capaces de destruir cualquier expectativa: ¿Qué gracia puede tener un juego en el que es imposible morir? Si caernos sólo implica regresar a la última plataforma estable en la que hemos estado, más fácil sería que nos diesen un botón llamado “acabar el juego” y ahorrarnos el tiempo que requiere completarlo. Sin embargo, este modo jugable en principio aburrido empieza a mostrar su complejidad cuando de plataforma estable a plataforma estable hay una serie compleja de saltos, carreras por la pared, trampolines mágicos, plataformas deslizantes… todo se vuelve algo más complicado, aunque a pesar de todo, cabe decirlo, Prince of Persia tiene un nivel de dificultad tan bajo que parece que lo hayan desarrollado teniendo en mente la habilidad con los videojuegos que tiene tu abuela. Precisamente, al principio el juego es como una abuela aburrida y facha de estas que solamente babea, duerme y no puede controlar sus esfínteres, pero más adelante la cosa mejora a una superabuela energética que hace magdalenas y trufas de marihuana.

De todas formas, nunca desaparece la sensación de que el juego es un cabrón condescendiente que te da una palmadita en la espalda y un “ánimo amigo, eres una basura pero en el fondo te quiero” cada vez que te sale mal. Y es cierto que “moriremos” muchísimas veces, pero eso no evita que las plataformas entrañen bastante poca complejidad en general…te caes cuando algo te pilla por sorpresa, pero el segundo intento casi siempre sale bien. Y al final ya es difícil que te pillen por sorpresa, quizá eso se deba principalmente a que cada nivel del juego tenga un estilo de diseño parecido, y aunque visualmente sí hay variedad, todos los niveles tienen básicamente los mismos elementos repetidos una y otra vez. Y es que siempre se sigue el mismo esquema: salta de aquí para allá, llega al punto predestinado, destruye al jefe y pulsa un botón repetidamente para que Elika se corra y eyacule felicidad con rayos de sol y mariposas.

11

Finalmente, no cabe olvidarse del apartado visual. Hay que tener en cuenta que la misión de nuestros protagonistas es recorrer un enorme mapa abierto- el juego ha abandonado el sistema lineal de las anteriores entregas- e ir haciendo el comeflores por ahí, usando la magia de Elika para devolver las áreas de la “Absoluta Oscuridad del Averno” al “Campo Floristero y Saleroso”. Por ende, cada área del juego tiene sus dos formas, la tenebrosa y grisácea y la re-texturización con florecillas, mariposillas y alegres colorines. Ambas son visualmente bastante atractivas, especialmente la versión alegre, que expone pomposamente unos paisajes coloridos capaces de quitar el hipo, con inmensas construcciones oníricas. También los personajes merecen cierta mención especial, sobretodo Elika, que demuestra que es posible que en un videojuego haya una mujer atractiva y, sin embargo, no requiera para ello ir vestida de prostituta de veinte duros con implantes mamarios.

En conclusión, Prince of Persia es bastante decente. No es el juego que muchos esperábamos, es bastante corto y la dificultad parece pensada para pacientes catatónicos. Tal vez por ello Prince of Persia no merezca el gasto de sesenta y pico euros que cuesta, pero si le quieres dar una oportunidad, obtenerlo de segunda mano o mediante alquiler, la satisfacción está garantizada. Es menos de lo que podría haber sido, pero nadie niega que tiene encanto y que divierte mientras dura.

01333790

4 comentarios

  • Chicas. dice:

    Todo un clásico… buenísimo.

  • Dante dice:

    Yo lo pille por 25€ en web Inglesa 😀 para darle una oportunidad, aún no he jugado porque mi consola está en el hospital, pero en cuanto le den el alta lo probaré.

    El tema de no morir es muy criticable, pero también hay que decir que en muchos juegos los check Points están muy “juntitos” y hacen la misma función que si te resucitasen, pero sí, se podrían haber currado un nivel de dificultad en el que o no te salvara o tuvieses que hacer un “megacombo” de botones para salvarte, sino, plaf, morros al suelo y a volver a cargar para empezar desde el último sitio en el que te acordaste grabar.

  • Foxsilver dice:

    Gran saga la de Prince of Persia, pero ultimament hacen juegos para mancos, cojos y turtos (incluso todo junto). En mi opinión ciertas facilidades se las podrian guardar un poco de esa “chistera” que pone “$”.

  • dandel dice:

    Creo que el último párrafo resume a la perfección el sentir general tras jugar a Prince of Persia. Esperábamos otra cosa después de esos tráilers, y nos hemos encontrado con un juego fácil y corto, y un mundo bonito pero aburrido y vacío.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.