MotorStorm: Pacific Rift, análisis PS3

Vuelve uno de los arcades de conducción más divertidos que hay en Playstation 3, Motor Storm: Pacific Rift para los puristas ó Motorstorm 2 para los colegas.

Para quienes no conozcan MotorStorm, fue uno de los juegos exclusivos de lanzamiento en la consola de SONY y nos presentaba unas carreras entre Motos, Quads, Coches, Buggies, camiones… donde todo valía, no habían reglas y ganaba el más “sucio” de todos.

Estas carreras se desarrollaban en un paraje desértico, donde no había un circuito definido, sino que podíamos elegir entre diferentes caminos, y se llevaba la victoria el que sabía escoger mejor el camino hacia la meta y hacía la vida imposible al resto de rivales.

Después de dos años, Evolution Studios nos presenta la segunda parte, con la misma base pero con añadidos importantes que se echaron en falta en el primer Motorstorm.

Carátula EuropeaLA ISLA

En esta segunda parte cambiamos el ambiente desértico por el de una isla paradisíaca que es, literalmente, asaltada por los amantes del motor y las carreras frenéticas.

Las isla da más juego que el desierto y eso se nota en la variedad de escenarios que nos encontraremos durante el juego, desde las plácidas playas abiertas, hasta la más tupida selva, pasando por altas montañas con precipicios de vértigo y volcanes rabiosos escupiendo lava.

Los 16 circuitos, el doble que en la anterior entrega, se dividen en 4 categorías: Tierra, Agua, fuego y aire. En cada categoría nos encontraremos con circuitos acordes, en Agua encontraremos circuitos donde pasaremos por hermosas cascadas, playas…, en aire veremos barrancos y niebla que harán que aumente nuestra concentración, en tierra serán circuitos muy parecidos a la primera parte de Motorstorm y en fuego, os podéis imaginar por donde transcurrirán las carreras.

La Isla¡NOOOOO!

Aunque el número de circuitos pueda parecer escaso, los circuitos son variados y al no haber un camino definido para llegar a la meta, hace que estos no se hagan ni aburridos ni repetitivos. El momento del día también varía, esto modifica la dificultad de un circuito, haciendo que las mismas zonas sean más oscuras o más claras y dejemos de ver obstáculos que siempre están.

También es verdad que no hay una libertad total, pero en ningún momento se tiene la sensación de estar en un circuito cerrado con las mismas curvas en el mismo sitio sino que podemos probar distintas rutas en un mismo circuito y como en la primera parte según el vehículo que llevemos, deberemos escoger muy bien nuestra ruta si queremos ganar, no es lo mismo pasar por un barrizal con una moto que con un ¡¡¡Bigfoot!!!

VEHÍCULOS

En Pacific Rift tenemos a nuestra disposición Motos, Quads, Buggies, coches de Rallye, Rancheras, 4X4, camiones y la nueva incorporación, los Bigfoots.

¡Aparta! ¿De donde sale este?

Dentro de cada tipo de vehículo tenemos diferentes modelos y pinturas, por ejemplo, dentro de camiones, podemos llevar desde el típico camión americano hasta un autobús de colegio. Las diferencias entre vehículos de una misma clase son mínimas, pero tiene su gracia atravesar la selva con un camión cisterna.

Cada clase de vehículo tiene sus propias características y su manera de conducirlo en cada circuito, dependiendo del terreno, se comportará de una manera u otra. Una misma ruta en un circuito puede ser diferente con una moto, con un camión, con una ranchera, con un coche de rally… Cada vehículo tiene su terreno preferido.

También hay que tener en cuenta que el tamaño importa en este caso, ya que si vamos en moto, somos los más rápidos pero los más débiles y cualquier “golpecito” nos deleitará con un accidente de lo más doloroso, sino preguntarle al motorista de la captura.

¡Mi ruedaaaa!

EL FESTIVAL

El modo principal y offline, se basa en competir en un festival, acumular puntos y subir de rango a medida que vamos ganando carreras. Al subir de rango iremos desbloqueando nuevas pruebas, nuevos vehículos, videos de extras y nuevos personajes. Si, habéis leído bien, en Pacific Rift cuando empezamos, podemos elegir un personaje y el sexo de este, a medida que subamos de rango desbloquearemos nuevos trajes.

También se ha mejorado la navegación por los menús, ya que en la primera parte se podía llegar a hacer confuso si habíamos ganado o simplemente jugado a una carrera. En Pacific Rift se distinguen bien las pruebas, el rango, la posición en cada carrera…

El modo Festival no solo se basa en ganar carreras, sino que va alternando modos de juego. Durante nuestra escalada de rango y en los diferentes tipos de circuito nos encontraremos con:

Carrera: Llegar entre los tres primeros en una carrera de 12 vehículos.

Carrera con límite de destrozos: Llegar entre los tres primeros sin destrozar el vehículo un numero total de veces.

Eliminatoria:A medida que van pasando los segundos en la carrera, se va eliminando al jugador que va en última posición, por lo que la tensión está asegurada en este modo.

Velocidad: En estas pruebas correremos solos y debemos pasar por unos “checkpoints” dentro de un tiempo establecido.

Tiempo objetivo: Llegar entre los tres primeros y dentro del tiempo objetivo que nos marcan.

Esto añade variedad y diversión al modo off-line y hace que el juego no caiga, tan pronto, en esa monotonía que siempre acaba llegando un juego de coches.

Los trofeos también añaden duración al título, ya que si tenemos ese afán de conseguirlo todo en un juego, debemos jugar horas y hacer cosas de lo más variopintas para conseguirlos, como llegar a la meta explotando, ganar carreras sin turbo, ganarlas sin explotar…

Enfriando motor Achicharrando motor

Las IA en las carreras está bastante trabajada ya que en todo momento intentan cerrarte, empujarte y si vas en moto hacerte la vida imposible. A medida que vamos subiendo de rango, se nota más la IA haciendo las carreras más difíciles.

DIVERSIÓN VIOLENTA

Así se le llama al apartado donde podemos encontrar los modos multijugador y contrarreloj. Por primera vez en Motorstorm podemos jugar partidas multijugador, en la misma consola, de hasta 4 jugadores simultáneos a pantalla partida, así cuando vengan los “colegas” a casa podremos “picarnos”, pero como en todos los juegos que permiten esto, necesitas un televisor de varias pulgadas para no dejarnos la vista.

El modo contrarreloj, todos conocemos la mecánica de este modo, deberemos hacer nuestro mejor tiempo solos, pero en Pacific Rift, además, podemos descargar los “fantasmas” con los mejores tiempos de los usuarios de PSN e intentar superarlos. Aquí es donde se demuestra quién tiene tiempo para “machacar” los circuitos y mejorar los tiempos de los “viciados” usuarios de la red.

¿Como lo harán? ¡Voy a por ti!

En diversión violenta también nos encontramos con el modo online dividido en:

Carrera clasificatoria: Carreras de hasta 12 jugadores simultáneos donde a medida que realicemos carreras aumentaremos nuestro nivel online y desbloquearemos contenidos.

Carrera informal: Carreras aleatorias que no aumenta nuestro nivel online.

Carrera personalizada: Podremos unirnos a partidas creadas por los usuarios, o crear nuestra propia partida, pudiendo elegir el escenario, el momento del día y que vehículos pueden participar.

El modo online siempre alarga la vida del juego y proporciona una partidas con una IA humana que supera con creces a la IA de la CPU, haciendo las carreas aún más “sucias” y divertidas si cabe.

Quizás se echan de menos más modos de juego online, pero como pudimos ver en el anterior Motorstorm, Evolution Studios va manteniendo vivo el juego con actualizaciones, a ver que si nos sorprenden con algún modo más.

Durante las partidas online no se ha notado ningún “lag” en la conexión, ni ralentizaciones, la búsqueda de partidas y el tiempo entre partida y partida se ha reducido bastante en relación a la primera parte donde empezar una partida era una odisea solo soportable por los más pacientes.

APARTADO TÉCNICO

En cuanto a gráficos se refiere, se nota una mejora en el motor de la anterior versión y esto se refleja en la fluidez y estabilidad del juego. Las luces y sombras cumplen bien con su cometido, esto influye en la jugabilidad, ya que nos ocultan caminos, coches y rocas que provocaran nuestro desequilibrio e inevitable accidente.

El agua y el fuego están muy bien recreados así como los efectos que producen cuando pasamos por una cascada, que nos “moja” literalmente la pantalla, o cuando pasamos cerca de un rio de lava donde nos difumina los gráficos consiguiendo un efecto “abrasador” bastante real.

Los modelos de los vehículos tienen un detalle alto y un comportamiento correcto, se nota que no van por terreno llano y reaccionan bien a las irregularidades del terreno. A medida que vamos avanzando en la carrera y no nos “estampamos”, nuestro vehículo ó personaje (motos, quads), se ira ensuciando, las roderas en el barro se mantienen durante las vueltas que dure la carrera… esto aporta un punto de realismo bastante bueno.

Tiene una muy buena sensación de velocidad haciendo uso del efecto difuminado al utilizar el turbo, pero si realmente queréis sensación de velocidad, jugar con la cámara desde el interior del vehículo, os lloraran los ojos.

¡Que te pego leche! Yepaaa

La física del juego es de lo más variable, siendo buena en algunos momentos, como que el coche reacciona a la perfección ante cualquier piedra o saliente y mala en otros, ya que he llegado a montarme encima de una moto con un quad y salir perdiendo, cuando debería haber aplastado a la moto.

Una de las señas de identidad de Motorstorm, es la cámara lenta cuando tenemos un accidente. En esta segunda parte se nota que los vehículos tienen más piezas y la física reacciona mejor. También han añadido un “Modo foto” donde en nuestro más cruel accidente, podremos sacar una foto y guardarla como recuerdo ó guardarla en el sistema, por lo que la podemos poner de fondo en nuestro XMB o enviársela a algún amigo.

El control de los vehículos está bien ajustado a los diferentes tipos de vehículos y el mando responde perfectamente. Tenemos la posibilidad de usar el sensor de movimiento del mando con tres niveles de sensibilidad, pero es como todo, si tienes paciencia al principio y lo dominas, tiene su gracia, sino es una pesadilla.

Tiene sus defectos como todos los juegos de velocidad, sobre todo en las partidas multijugador, que aparecen objetos de golpe (popping), pero el conjunto esta a la altura. Hay algunas texturas planas, pero solo son visibles cuando estamos parados ó tenemos algún accidente donde la cámara se coloca en el peor sitios posible, algo que no suele ocurrir mucho. 

En el apartado sonoro, nos encontramos con una potente banda sonora (Electrónica y Rock), que ya viene siendo una marca de identidad de la saga y unos sonidos de vehículos y ambiente correctos. 

Que vistas... ¿Un sueñecito?

TOTAL…

Que es un buen juego arcade para disfrutarlo solo o con amigos y que si os gustan las carreras rápidas, divertidas y frenéticas es una muy buena opción. Es más de lo mismo pero mejor en muchos aspectos, de lo mejor del género de la conducción arcade.

Estas navidades vienen cargadas de “titulazos” y este es uno de ellos, siempre dentro de su género. Si tuviera que darle una nota le daría en total un 8 por la diversión que da y la durabilidad, tenemos juego para rato.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.