Porque una nota vale más que mil polígonos: Pro Zombie Soccer Soundtrack

“Sin la música la vida sería un error” - Friedrich Nietzsche

Gran cita de un alemán loco al que odian la mayoría de estudiantes que han cursado filosofía. ¿Qué sería del mundo sin música? Sin música no tendríamos esa fiel compañera que nos acompaña en los momentos de soledad, ese ritmo que acelera nuestro corazón y llena de vitalidad. Seríamos presa del miedo sin posibilidad de espantarlo cantando.  Las parejas no podrían recordar con complicidad esa primera canción que dio paso a una historia de amor. El mundo sería  aburrido y vacío y seríamos presa del silencio sólo roto por el mundanal ruido… Pero, ¿qué tiene que ver esto con los videojuegos?  Absolutamente todo, pues como la vida los juegos serían sólo un despliegue gráfico sin el trasfondo que le confiere la música. ¿Qué sería de Final Fantasy sin las óniricas piezas musicales de las que tradicionalmente hace gala? ¿Quién no recuerda con cariño la musiquilla que nos acompañaba mientras recorríamos los niveles de Sonic? ¿No aumentaba más aún vuestros niveles de adrenalina al hacer takedowns en Burnout3?

La banda sonora es un apartado crucial en un videojuego. Puede enfatizar exponencialmente la experiencia jugable haciéndola más intensa, más calmada. Puede teñir de épica las acciones que vemos en pantalla, de acongojarnos de terror en un survival horror o sobrecogernos de emoción en una aventura bucólica. Las piezas musicales que acompañan a los videojuegos han evolucionado desde los sonidos simples de los 8 bits hasta las grandes producciones instrumentales de la actual generación. Hoy en día pueden compararse sin complejos a sus homólogas cinematográficas. Al igual que ellas, hay obras de factura impecable y que por su calidad tienen sentido por sí mismas más allá de la experiencia jugable.

Este es el caso de la obra, porque no quiero denostarla llamándola de otra forma, que hoy os voy a comentar. Hace un tiempo analizamos un juego para iPhone de nombre Pro Zombie Soccer. Un juego divertido y con unos apartados sobresalientes: unos gráficos  bien elaborados, una jugabilidad impecable y una banda sonora impresionante. Es precisamente de su apartado musical del que quería hablaros hoy y el motivo de toda esta disertación sobre la importancia de la música.

La factura de las melodías que configuran la banda sonora de Pro Zombie Soccer viene a cargo de Badolato Music: estudio español del que os hablaremos con mayor profundidad y detalle en una entrevista que mantuvimos con ellos. Como breve referencia os diré que son los responsables de la música de varios títulos conocidos: Dooddle Hex, Terminator y del título desarrollado por Midway: Vin Diesel’s Wheelman.

La versión de prensa a la que tuvimos acceso se compone de 16 cortes musicales de carácter instrumental. Sin embargo, lo primero que nos llamará la atención será la fusión de instrumentos que han utilizado para su interpretación. A los pianos e instrumentos de cuerdas tradicionales podremos distinguir guitarras eléctricas y sintetizadores. Esta mezcla instrumental configura un estilo musical  que proporciona una riqueza y variedad digna de elogio. Los instrumentos tradicionales configuran el marco, un trasfondo de corte épico, recordemos que estamos en una aventura donde el protagonista lucha contra una horda de zombies durante los últimos momentos de su vida como humano. La grandilocuencia de los instrumentos de viento se ve potenciada por la contundencia  de las guitarras, las cuales enfatizan el tempo, la acción en el juego, con gran maestría.

Apenas hay espacio para recuperar el aliento en un apocalipsis zombie, así que poco relajamiento encontraréis en las partituras. Las melodías marcan un ritmo potente y encarnizado, sin llegar en ningún momento a convertirse en notas aceleradas sin sentido. Sin embargo la pausa, que no el descanso, se utiliza en los cortes destinados a crear una atmósfera de misterio, para acelerar en el momento indicado y devolver la acción a la partitura. Pero no todo son guitarras, la música electrónica invade los cortes finales para ampliar aún más el repertorio estilístico del que hace gala la banda sonora. La obra culmina en una melodía con coros que inunda de esperanza a nuestro protagonista y al oyente, deleitado por semejante acústica… ¿un final feliz quizá? Los últimos acordes nos dan la respuesta.

Una banda sonora impecable, tanto en su interpretación como en su desarrollo. Parece mentira que sea obra de tan solo dos hermanos por la cantidad de instrumentos que llegaremos a escuchar. Para regocijo de todo amante de la buena música, la banda sonora está disponible en iTunes ; yo la  recomiendo encarecidamente. Ahora si me lo permitís, me pondré de nuevo mis auriculares y seguiré disfrutando de su música.

Espíritu crítico que inició su andadura en la época de los 8-bit a los mandos de una Master System II. Desde entonces pocas son las plataformas que no han pasado por sus manos. Amante de los juegos de acción y conducción habla como juega: de forma directa y despiadada sinceridad.

3 Comentarios

  1. Bitacoras.com diciembre 15, 2010 4:20 pm  Responder

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “Sin la música la vida sería un error” - Friedrich Nietzsche Gran cita de un alemán loco al que odian la mayoría de estudiantes que han cursado filosofía. ¿Qué sería del mundo sin música? Sin música no tendría……

Deja un comentario