Final Fantasy XIII, Análisis PS3

Cada vez queda menos para que las calles se tiñan de colores, el frío nos abofeteé sin compasión y la cartera empiece a temblar. No es extraño que las compañías se preparen los bombazos del año para estas fechas donde saben que sacaremos la billetera para gastar sin reparo. Pero no todo en estas Navidades son precios elevados; algunos títulos como el Final Fantasy XIII reducirán su precio y se convertirá en juego “platinum” o “classic”. Para aquellos que dudaron en su momento si adquirir el juego o no, quizás sea este el momento de hacerlo. Esta review pretende ayudaros a decidir si merece la pena comprar el Final Fantasy XIII frente a los nuevos títulos que emergerán próximamente.

Final Fantasy siempre ha gozado de buena salud y es una de las sagas que los fans de todo el mundo esperan con ansias. Con el salto a las consolas de nueva generación Sony perdió uno de sus ases (la exclusividad de Final Fantasy) y el juego fue lanzado en diferentes plataformas para disfrute de todo el público. Se esperaba mucho de esta nueva entrega; veremos si está a la altura.

Comenzaremos con el apartado gráfico. No mentiría si dijera que en algunos momentos a lo largo de la aventura simplemente detuve al personaje y me paré a observar el entorno que me rodeaba quedándome embelesado; simplemente magistral. Escenarios llenos de detalle y colorido, unos personajes con movimientos muy logrados y unas escenas cinematográficas dignas de la mejor película de animación. El motor gráfico responsable de todo esto es “Cristal Tools”, diseñado por el propio estudio de Square Enix para dar el salto a las nuevas consolas. No hay “peros” que poner en este apartado, se mantiene a la altura de los mejores juegos y deja el listón muy alto para las entregas venideras.

Pese a que en anteriores títulos de la saga la banda sonora era compuesta por el grandísimo Nobuo Uematsu, en esta ocasión es Masashi Hamauzu el que toma las riendas del sonido y aunque no se obtiene una calidad tan alta como la que Nobuo nos mostraba, sabe estar a la altura del apartado gráfico y dar ese plus necesario en cada escena, aunque en ciertas zonas se pueda hacer algo repetitivo si te cuesta avanzar en esa fase. A pesar de todo, se trata de una banda sonora muy completa, compuesta por más de 80 temas.

Pero no todo en un juego son gráficos y sonido, lo realmente importante es su jugabilidad y la diversión que pueda ofrecernos, y es en este punto donde se podría decir que falla el juego. La saga Final Fantasy siempre se ha caracterizado por ofrecer gran libertad de movimiento y exploración, conversaciones con otros habitantes, misiones secundarias… ¡Siempre había algo nuevo que hacer o descubrir! Por desgracia para los fans más asiduos, Final Fantasy XIII peca de lineal. El juego transcurre habitualmente en un pasillo o similar por el que avanzamos derrotando enemigos una y otra vez mientras es aderezado con múltiples escenas de video, las cuales van desvelando los misterios de esta nueva aventura. No es hasta bien avanzado el juego cuando podemos salir de la linealidad y realizar una serie de misiones opcionales que arrojan un poco más de variedad y alargan la vida del juego (unas 40-45 horas sin extras). La historia que desarrolla el juego muestra a unos personajes más “humanos”, mostrando sus debilidades, sentimientos, inquietudes, reacciones de odio y venganza; obteniendo una obra más madura y que ahonda más en los personajes que en anteriores títulos.

Sin alejarnos de la jugabilidad pasaremos a centrarnos en los combates y el sistema de evolución de personajes. Como todo buen RPG que se precie deberá poseer un buen sistema que permita evolucionar a nuestros personajes a nuestro antojo, especializando a los luchadores del modo que más nos guste. Si el juego en sí pecaba de lineal, el aspecto evolutivo no se salva. La evolución se asemeja al modo en que mejorábamos los combatientes en el Final Fantasy X (un tablero por el que avanzamos gastando puntos de combate) con la salvedad que sólo hay un camino que seguir, sin poder desviarnos hacia otras habilidades como ocurría en el X, lo que limita mucho este apartado ya que los personajes están predefinidos y obtendrán una serie de atributos fijados.

La gran novedad que se ofrece en esta nueva entrega es el sistema de combate. En anteriores Final Fantasy alternábamos un grupo de luchadores y los controlábamos a medida que se rellenara una barra o similar. En el nuevo sistema de combate sólo podremos controlar a uno de los personajes y decidiremos que táctica utilizarán el resto. También se ha añadido una nueva variable, la barra de aturdimiento; cuanto más llena esté la barra más daño causaremos hasta llegar al punto en el que el enemigo se encuentra aturdido, lo que proporciona un toque táctico a los combates ya que no todas las formaciones generan el mismo daño ni aturden de la misma manera al enemigo o mantienen la barra de aturdimiento activa; por ejemplo las formaciones en las que se utilice la magia rellenan muy rápido la barra de aturdimiento pero decrece rápidamente, sin embargo los ataques físicos mantienen el aturdimiento pero casi no hace aumentar la barra. Se podrá pasar de una táctica puramente defensiva a una de sanadores o agresores cuantas veces queramos durante un combate. Además, los enemigos aparecerán en la pantalla y estarán siempre visibles, suprimiendo la aletoriedad de los combates de anteriores entregas.

Para los combates se han desarrollado una gran variedad de enemigos; típicos soldados, amasijos de metal, criaturas fantásticas y enemigos que han aparecido en ediciones anteriores. En el aspecto de invocar criaturas cada personaje dispondrá de un eidolón que podrá llamar al combate sustituyendo al resto de luchadores, cuanta más afinidad obtenga el personaje con el eidolón más daño causará éste. Los eidolones son viejos conocidos y nos volveremos a encontrar con Shiva, Odín, Alejandro y Bahamut. Pese a que en los combates sólo controlamos a un personaje y el resto sigue nuestras órdenes resultan muy atractivos y desbordan acción a raudales.

Conclusión: Final Fantasy es un título que no defraudará ni a sus seguidores ni a los nuevos jugadores que descubran la saga aunque les dejará con ganas de haber jugado un título con más variedad. El apartado técnico está muy cuidado y asombra la belleza de sus escenarios. La historia (aunque no llegue a las cotas de anteriores juegos como FFVII) se mantiene a un buen nivel a lo largo de la aventura. La nota que  lo que desafina en esta obra es la simplicidad de su desarrollo y las pocas alternativas que observamos al avanzar en ella (excepto en una parte), pese a ello, el juego resulta ser realmente adictivo con unos combates vertiginosos. Por el precio al que se encuentra es un título recomendable tanto para fans como para jugadores que quieran probar un Final Fantasy en la nueva generación de consolas.

Comprar el juego:

El título se puede adquirir en la tienda online Game por unos módicos 29,95€ tanto para PS3 (Platinum) como para Xbox 360 . Y en Zavvi.es por tan solo 19,45€ también para Xbox 360 y PS3

Joven y siempre alegre apasionado de los videojuegos que empezó su andadura de la mano de Mario y Yoshi, que continuaría su camino con Lara, Cloud y Bandicoot y que acabará vete tu a saber donde con un helghast. Juega más que duerme pero siempre saca un ratito para pasarse por Feel The Byte.


7 Comentarios

  1. Bitacoras.com Diciembre 9, 2010 10:30 am  Responder

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cada vez queda menos para que las calles se tiñan de colores, el frío nos abofeteé sin compasión y la cartera empiece a temblar. No es extraño que las compañías se preparen los bombazos del año para estas fechas donde……

  2. Molondro Diciembre 9, 2010 7:53 pm  Responder

    Estoy pendiente de recibir éste juego, lo pedí por el precio tan bueno que tiene y porque me pica la curiosidad.

    Mucho se ha hablado de la linealidad y simplicidad de este FFXIII, pero sinceramente, si ésa “casualización” sirve para dejar de dar vueltas como un memo luchando cada cinco pasos contra enemigos invisibles en un ejercicio de explotación de un sistema de juego arcaico, bienvenido sea.

    Ya pondré mi opinión según lo vaya jugando.

  3. Haine Diciembre 9, 2010 11:53 pm  Responder

    A mi aun me quedan unos cuantos años para poder jugar a este juego (es lo que tiene ser retro y solo jugar a las consolas cuando han pasado de moda… :P), pero después de leer el analisis me da la impresión de que esa linealidad quizá no sea tan malo. A mi se me hacia muy pesado ese continuo combate continuo (y absurdo) que habia en los JRPG clásicos. Queda apuntado en mi lista para un futuro :).

Deja un comentario